Estrategias para un alumbrado público más sostenible. Un caso práctico

En el actual número de la revista Lightecture se ha publicado el siguiente artículo de Jose Cardona de E1D y que a continuación reproducimos. Les recomendamos que lean esta revista dedicada a la iluminación y a la cultura de la luz.

Estrategias para un alumbrado público más sostenible. Un caso práctico

En un momento como el actual, en el que el medio ambiente es una de las preocupaciones prioritarias de los ciudadanos, la evolución de las tecnologías permite a los centros urbanos avanzar hacia nuevos horizontes en sus estrategias para un alumbrado público más eficiente y sostenible.

Con el objetivo de responder a esta demanda y ofrecer soluciones viables a los retos ambientales, se ha puesto en marcha el proyecto europeo PLUS (Public Lighting Strategies for Sustainable Urban spaces). Financiado por el programa INTERREG IVC y el fondo para el desarrollo regional de la unión europea, cuenta con un presupuesto de 1.689.508 Euros y con la cooperación de la Asociación LUCI (Lighting Urban Community International) . Diez ciudades europeas participan en el proyecto: Bassano del Grappa (Italia), Birmingham (Reino Unido), Burgos (España), Iasi (Rumania) Leipzig (Alemania), Lyon (Francia) Niza (Francia), Patras (Grecia), Sofía (Bulgaria), Tallin (Estonia) y Eindhoven (Holanda) como socio principal. El proyecto se inició en octubre de 2010 y finalizará en diciembre de 2012.

Nuestro estudio, E1D Design Light Studio, ha sido seleccionado para el asesoramiento técnico a la ciudad de Burgos en el desarrollo y seguimiento del proyecto, tratando de sacar el máximo partido a las buenas prácticas en alumbrado público, y para participar en el desarrollo de las recomendaciones necesarias que logren mejorar las estrategias de alumbrado de las ciudades participantes. La finalidad del proyecto no es una competición entre ciudades para establecer cuál es la más eficiente. Las buenas prácticas existentes son solo una parte del programa, pues detectar los aspectos deficientes que permitan crear una hoja de ruta donde se planteen mejoras a las carencias de cada ciudad en su estrategia para un alumbrado público más sostenible es un aspecto fundamental.

¿Qué metodología se aplica? Cada ciudad participante, prepara un informe llamado “Self Assessment Report” con las “luces y sombras” de sus estrategias en alumbrado público. Para la redacción de este documento se sigue un protocolo común en forma de capítulos desarrollados por LUCI, donde cada capítulo corresponde a un tema relacionado con las estrategias en alumbrado urbano de las ciudades participantes. El informe contiene diversos apartados de carácter técnico como, por ejemplo, datos sobre la política en temas de contaminación lumínica y la gestión de residuos, o qué acciones se están tomando para reducir el consumo energético y las emisiones de Co2 a la atmósfera, o sobre el mantenimiento del sistema de alumbrado, monitorización de las instalaciones, etc.… además de otros apartados más abstractos, como el libre acceso de los ciudadanos al alumbrado público o la identidad urbana y cultural de las ciudades.

Estos son sólo algunos de los temas tratados en los informes. Pero este documento, elaborado por expertos y responsables directos del alumbrado (ya sean políticos o técnicos), es una radiografía muy detallada de las políticas de alumbrado urbano de cada ciudad y su elaboración supone un arduo trabajo para los que lo desarrollan, ya que a veces deben luchar contra viento y marea para obtener datos fiables y concretos sobre algunos temas delicados como son las inversiones en mejoras, o el gasto en energía.

El Self Assessment Report de cada ciudad se envía a los expertos del resto de ciudades para ser valorado y plantear hipótesis y preguntas. Unas semanas más tarde se visita durante 2 ó 3 días la ciudad que ha realizado el informe, a la que llamaremos host city, donde se desarrolla un programa Intenso de trabajo. En primer lugar, la host city, presenta su informe de “luces y sombras”. En segundo lugar, se realizan varias entrevistas entre los expertos de las ciudades y los responsables del alumbrado de la host city para que los técnicos tengamos la oportunidad de preguntar, solicitar información y comentar las estrategias en alumbrado público con un amplio espectro de personas que van desde responsables políticos, diseñadores de iluminación implicados en proyectos en la ciudad, jefes de mantenimiento, asociaciones de protección del cielo nocturno, y un largo etcétera.

Al finalizar las sesiones de trabajo y después de una serie de visitas nocturnas por la ciudad para valorar in situ el alumbrado público, todos los asesores, a excepción de los representantes de la host cit, nos reunimos para valorar los puntos positivos y las posibles mejoras a realizar. Éxitos y fracasos son analizados en profundidad y comparados con el resto de ciudades participantes. Finalmente, se comparten las conclusiones con la host city, y se ofrece un documento elaborado por expertos de 10 ciudades europeas de diferente índole con el fin de mejorar sus estrategias para un alumbrado público más sostenible y eficiente.

Todavía es pronto para sacar conclusiones definitivas sobre los beneficios reales que va a suponer el programa PLUS a las ciudades participantes, ya que apenas nos encontramos en el ecuador del proyecto. No obstante, si puedo decir a título personal, que está siendo una experiencia muy enriquecedora que ya está dando algunas claves importantes que señalan caminos a seguir y también a evitar.

Durante la visita a Lyon, tuve la oportunidad de entrevistarme con Antoine Bouchet, director del departamento de alumbrado público de la ciudad y coautor del famoso Plan Director de alumbrado, elaborado en 1989. Antoine comentaba que, a los pocos meses de las primeras implantaciones, se dieron cuenta de un importante error estructural en la estrategia de alumbrado. El plan era demasiado rígido y, por lo tanto, incapaz de adaptarse los cambios sociales y a las nuevas tecnologías en alumbrado. Por esta razón, se tomaron medidas para flexibilizarlo y darle la posibilidad de evolucionar según las necesidades de los usuarios.

Partiendo de la base de que a la masa social, aunque a los profesionales a veces nos cueste reconocerlo, no le importa la cuestión del alumbrado en comparación con otras necesidades básicas como son el empleo o la asistencia sanitaria, es responsabilidad de los políticos y técnicos ofrecer soluciones de calidad aunque no se obtenga un reconociendo por ello. Muchos ciudadanos se escandalizarían si supieran que el gasto energético del alumbrado público de muchas poblaciones supera con creces al de servicios sociales como la educación o la justica. Pareceré bastante lógico pensar que un ahorro energético de un 20 o 30 por ciento, factible hoy en día mediante una estrategia de alumbrado de calidad, supondría millones de euros que podrían invertirse en aspectos más prioritarios para los ciudadanos.

Es frecuente escuchar a los expertos en alumbrado público decir que España y los países del sur de Europa sufren un atraso de diez años respecto a otras ciudades del norte en cuanto a “cultura de la luz urbana”. Sin entrar a discutir si es cierto o no, estoy convencido de que sin iniciativas como el programa PLUS u otros cooperaciones internacionales, cometeríamos los mismos errores que otras ciudades en el pasado. Es más, ya los estamos cometiendo a día de hoy.

Jose CardonaMartinez. Graduado Superior en Diseño, Especialidad, Interiorismo

por la Escuela Superior de Diseño ELISAVA (Barcelona) y Graduado superior en Artes Decorativas y Publicidad por la Escuela Superior de Diseño LLOTJA (Barcelona).Miembro de PLDA y APDI.

Desde 2009 es socio del estudio de Diseño de Iluminación E1Ddesign light Studio sl aunque trabaja como diseñador de iluminación independiente desde el año 2002.